¿Conoces la Rosa de Jericó y su leyenda?

¿Conoces la Rosa de Jericó y su leyenda?

La Rosa de Jericó, al contrario de lo que indica su nombre, nada tiene que ver con la flor conocida por todos nosotros. Realmente se trata de un helecho, es decir, es una planta sin flores.

Pero esta planta tiene unas propiedades realmente sorprendentes que la han asociado a numerosas leyendas relacionadas con el cristianismo y el mundo del ocultismo. La rosa de Jericó ha sido considerada como una planta mágica durante siglos por chamanes, utilizada en números rituales por brujos, así como estudiada por alquimistas.

Esta planta presenta la curiosidad de que en condiciones ambientales adversas se muestra como una pelotilla mustia, casi seca, envuelta en sí misma y de color pardo que parece estar muerta. En cambio, cuando las condiciones ambientales son apropiadas y óptimas para ella, principalmente la humedad, la Rosa de Jericó renace, presentándose inhiesta y con los frondes abiertos de un color verde intenso. Debido a esta capacidad de “renacer” o “resucitar” es por la que ha hecho asociar esta planta al mundo del ocultismo, las energías y la espiritualidad.

¿A qué leyendas o usos mágicos se asocia la Rosa de Jericó?

A la Rosa de Jericó se le han dado diversos usos mágicos por las distintas culturas. Principalmente se utilizaba para proteger las casas de malas energías y para atraer la buena suerte en todos los ámbitos de la vida (salud, prosperidad económica, y buena fortuna), también en la pareja. Según la leyenda, la Rosa de Jericó es capaz de absorber energías negativas y transformarlas en positivas, por ello su presencia en una casa no simplemente mantenía protegida a la familia de las malas energías, sino que además le daba buena suerte.

La Rosa de Jericó se ha asociado a numerosas leyendas. Una de ellas cuenta que durante la Edad Media el hijo de un valiente caballero cruzado de origen catalán se curé de la lepra tras beber el agua en la que había crecido una Rosa de Jericó. Otras leyendas están asociadas a Jesucristo. En la Biblia se hacen bastantes referencias a la Rosa de Jericó. Cuentan que su capacidad para retener agua fue utilizada por Jesús durante su pasión en el desierto y le sirvió para aliviar su sed durante los días de pasión. También hay una leyenda que dice que cuando José y María huían para proteger a Jesús de Herodes, cuando María bajó de la bestia y tocó el suelo, se abrió una Rosa de Jericó para hacer honores al hijo de Dios. También se contó, que a la muerte de Jesús en la cruz, todas las rosas se marchitaron, pero renacieron a los tres días, al igual que se produjo la resurrección de Jesús.

Lo que está claro es que el paso del tiempo no ha logrado desprender a la Rosa de Jericó de su leyenda y del hecho de que cuidar de esta planta misteriosa traiga consigo felicidad y prosperidad.

Posted on 02/04/2018 Home, Historia 0 120

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Latest Comments

No comments

Blog search

Prev
Next

No hay productos

A determinar Envío
0.00€ I.V.A
0.00€ Total

Ir a caja